11.11.15

La guerra allá, la guerra acá

This is mi riffle, this is my gun

En el gran esquema del mundo México y Canadá son bastante parecidos, pero en algunos puntos claves son bastante distintos. Uno de estos puntos es la historia militar de ambos países.

La historia militar de México se resume en tres grandes guerras internas, hace 200+ años la Guerra de Independencia, que aunque fue contra la corona francesa que usurpó el trono español, sucedió completamente dentro del territorio mexicano y entre residentes de la Nueva España. Hace 150+ años la Guerra de Reforma trajo una reforma liberal laica a México, los liberales mexicanos peleando con los conservadores mexicanos. Hace 100+ años, la Revolución Mexicana, una revuelta electoral se transformo en una revolución socialista que trajo cambios legales, no siempre reflejados en la realidad. Los caudillos de estos tres conflictos dan nombre a las calles de los centros de todas las poblaciones mexicanas, y sus rostros aparecen en los billetes.

Del otro lado de esta comparación está Canadá, cuya historia militar es completamente internacional. Canadá no lucho por su independencia, fue otorgada por medios diplomáticos. Pero en los años de la Primera Guerra Mundial, Canadá era aun parte del imperio británico, por lo que mando tropas al conflicto. En el estallido de la Segunda Guerra mundial, Canadá ya era un país independiente, pero aún así sus vínculos con el Reino Unido (como por ejemplo el hecho de que la Corona Británica es también la monarquía canadiense) los llevó a involucrarse en el conflicto. Después de estas guerras, como parte de la OTAN Canadá ha participado en conflictos internacionales como la Guerra del Golfo, Afganistán, Croacia, etc.

Así pues, las celebraciones de la historia militar de México están centradas en los caudillos, en los "Héroes que nos dieron patria", alabamos a la incorregible Corregidora, al heroico Pipila, al pandillero Villa, al rebelde Zapata, etc. Pero en Canadá los héroes no tienen nombre, los celebrados en el día del veterano son desconocidos que desembarcaron en Normandía para detener la ola Nazi.

Debo confesar que como mexicano, es difícil comprender estas diferencias, acostumbrado a gritar "vivas" por los de los billetes que inundaron los valles nacionales de sangre, y recordar solemnemente al soldado desconocido que lucho en Europa....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario